Filtro de habitáculo

El filtro de habitáculo se encarga de asegurar la correcta calidad del aire que respiran los ocupantes en el interior del vehículo. El filtro de habitáculo nos protege frente a la aparición de alergias y evita dolores de cabeza, cansancio y pérdida de concentración, velando así por nuestra seguridad y la del resto de ocupantes de la vía.

El filtro de habitáculo es determinante para el buen mantenimiento del sistema de aire acondicionado y calefacción y evitar las molestas averías del mismo. Un filtro de habitáculo en buen estado facilita la buena visibilidad en épocas de frío, al disminuir la probabilidad de que los cristales del coche se empañen.

Se deben sustituir cada 15.000 km o una vez al año.

¡RECUERDA!

Solo los filtros específicamente adaptados a tu vehículo garantizan la óptima aireación del habitáculo.
MANN-FILTER te ofrece una gran gama de filtros de habitáculo.