Filtro de combustible

El filtro de combustible tiene la función de retener las impurezas que contiene el combustible. Un filtro sucio afectará al caudal de combustible suministrado al motor y a su potencia, disminuyéndola. Los arranques pueden quedar también perjudicados pues requieren de mezclas muy ricas en combustible.

El sistema de inyección debe protegerse de las partículas y de humedad contenidas en el combustible. Por eso, utilizando filtros de aceite de combustible MANN-FILTER garantizarás una óptima protección de los sofisticados sistemas de inyección y evitarás un consumo excesivo de combustible.

  • En los vehículos diésel se recomienda sustituir cada 2 años o 40.000 km, según el plan de mantenimiento del fabricante.
  • En los de gasolina, cada 2 años o 60.000 km, según el plan de mantenimiento del fabricante.
  • En todos los casos la revisión y purgado se debe hacer cada 10.000 km

¡RECUERDA!

Una avería derivada de un filtro de combustible en mal estado que no se ha sustituido a tiempo es una de las 5 averías más caras de un coche.